ASPECTOS CLAVE A LA HORA DE PREPARAR UN TRIATLON DE CORTA DISTANCIA. (parte 2 de 3)

Por Adrián Peris Contreras

https://www.adrianperis.com

En la primera parte de esta serie de artículos, nos centramos en desarrollar los aspectos clave para rendir al máximo en el segmento de natación. Dominar las técnicas de nado en aguas abiertas y tener la capacidad de nadar a diferentes ritmos sin acumular excesiva fatiga (pues el ritmo nunca es uniforme), marcarán la diferencia a la hora de salir en mejores posiciones y optar a grupos de bici mucho más rápidos.

Segmento de ciclismo 

Circuitos urbanos: La mayoría de pruebas se disputan dentro de las grandes ciudades y pueblos. Las organizaciones buscan circuitos donde los espectadores tengan la opción de poder ver varios tramos del circuito y así poder animar a los suyos. Esto hace que los circuitos tengan unas características específicas que se deben tener en cuenta a la hora de preparar los entrenamientos.

  • Largas rectas: Muchos circuitos, como el de Javea, discurren por largas rectas, antes de llegar a un cambio de sentido, rotonda o giro. En dichos tramos, la velocidad es muy alta por lo que se deberán dominar ciertos aspectos:
    • Drafting: Se debe ser capaz de rodar en grupo para beneficiarse del drafting e ir a altas velocidades con un menor gasto energético.
    • Relevos: Saber dar relevos sin realizar cambios bruscos de intensidad, permitirá que el grupo ruede rápido colaborando entre todos.
    • Control de la intensidad: Ya sea tirando del grupo o rodando solo, se debe saber a qué intensidad podemos pedalear sin fatigarnos en exceso. Debemos buscar el equilibrio entre eficacia (velocidad) y eficiencia (gasto energético) para poder bajar a correr en las mejores condiciones posibles y a la vez lo más adelante posible. Para ello es clave conocer nuestros límites y “acotar” nuestros ritmos, sobre todo si nos toca pedalear solos.
  • Rotondas: Se debe conocer el circuito a la perfección y saber si van a haber rotondas que se pasen o se utilicen como cambios de sentido. Controlar la posición dentro del pelotón (para ello se debe saber rodar bien en grupo), evitando quedarse detrás será clave para cuando se incremente el ritmo una vez pasada la rotonda, no quedar cortado, lo cual conllevará a tener que hacer un gasto energético extra para poder enlazar de nuevo con el grupo.
  • Cambios de sentido de 180ª (conos): Muchos circuitos optan por usar este tipo de cambios de sentido por temas organizativos (imposibilidad de cortar alguna rotonda por la circulación de los coches, para no alargar el recorrido, etc.). Es vital controlar la posición dentro del pelotón, siempre buscando seguridad para evitar caídas, pero evitando quedarse muy atrás para no quedar cortado una vez arranque el grupo.

Ritmo de competición: Al igual que ocurre con la natación, el segmento de ciclismo conlleva continuos cambios de ritmo, arrancadas, tramos donde se rueda a ritmo muy alto pero constante, etc. para los cuales se ha de estar preparado si no se quiere bajar a correr literalmente “muerto”.

A diferencia de la larga distancia, donde auto regularse es vital para llegar a la carrera a pie con posibilidades de correr lo más rápido posible, en corta distancia, la intensidad viene marcada por el ritmo del pelotón en el que se encuentre el triatleta, siendo necesario, ser capaz de aguantar los continuos cambios de ritmo, si no se quiere quedar descolgado y perder toda opción de quedar lo más adelante posible en la clasificación.

En la imagen de arriba mostramos un gráfico de la distribución de la intensidad (watts) llevada en el segmento de ciclismo de una prueba sprint. La línea verde punteada sobre la franja de color naranja marca un teórico “límite” (FTP) del cual una se vez se pasa, los depósitos de energía empiezan a gastarse rápidamente.

Como podéis comprobar, desde el principio y hasta el final del segmento, hay continuos cambios de ritmo, arrancadas muy fuertes, incluso tramos de varios minutos muy por encima del FTP (línea verde).

Es importantísimo que tanto entrenadores como deportistas, conozcan las demandas de competición para saber qué aspectos serán clave desarrollar para rendir al máximo y a su vez poder bajar a correr en las mejores condiciones posibles. Para ello conocer el circuito donde se va a desarrollar el triatlón y las características físicas (fortalezas y debilidades) del triatleta serán puntos clave para saber el punto de partida.

En resumen:

Una vez vistos los dos primeros segmentos, y a la espera del análisis del segmento de la carrera a pie, y las olvidadas, transiciones. Debe quedar claro que el triatlón de corta distancia se asemeja muy poco a los triatlones de larga distancia si nos fijamos tanto en circuitos como en demandas de competición. Por ello, es clave analizar bien las demandas de competición y trabajar en base a ellas para conseguir el máximo rendimiento.

 

Deja un comentario