ASPECTOS CLAVE A LA HORA DE PREPARAR UN TRIATLON DE CORTA DISTANCIA. (parte 1 de 3)

Por Adrián Peris Contreras

https://www.adrianperis.com

En esta primera serie de artículos, nos vamos a centrar en desgranar los aspectos clave a tener en cuenta en los tres segmentos (natación, ciclismo y carrera a la hora de preparar nuestros entrenamientos de cara a disputar una prueba de corta distancia de triatlón. Tenga el nivel que tenga el triatleta, estos aspectos que detallaremos influirán en mayor o menor medida en el resultado final de la prueba, por lo tanto, tenerlos en cuenta y entrenarlos bien será clave para disfrutar al máximo de este bonito deporte.

Introducción:

El triatlón es un deporte joven, el primer triatlón organizado que se conoce hoy en día, surgió de forma espontánea en 1974 (Ruíz 2006, citado en Cejuela, 2004). Por lo tanto, no encontramos ante un deporte con apenas 45 años de vida (no fue hasta el año 2000 cuando debutó en los JJOO de Sydney) y con poca base científica a sus espaldas. A lo largo de la historia, las planificaciones han ido evolucionando de acuerdo a las necesidades de cada momento. Hoy en día, los intereses económicos que hay detrás del deporte han hecho que aumente considerablemente el número de competiciones a las que se enfrentan los deportistas, creándose calendarios muy exigentes y obligando a los deportistas a estar en muy alta forma durante largos periodos de tiempo.

Por otro lado, el triatlón ha ido ganando popularidad lo que ha atraído a los medios de comunicación y los patrocinios. Esto ha influido en cierto modo en la elección de los circuitos, siendo cada vez más urbanos, con muchas curvas y vueltas a un mismo circuito, por lo que las condiciones de competición varían, volviéndose cada vez más tácticas y haciendo que en ocasiones, factores del rendimiento secundarios, tomen el protagonismo y decidan una prueba.

 

En corta distancia podemos encontrar tres modalidades resumidas en la siguiente tabla:

DISTANCIAS TRIATLON

SUPER SPRINT SPRINT OLÍMPICO
NATACION 350m 750m 1500m
CICLISMO 10km 20km 40km
CARRERA 2,5km 5km 10km

La principal característica que diferencia las modalidades de corta distancia respecto a las de larga (a parte de la propia distancia) es que el segmento de ciclismo es con drafting, es decir, se puede ir a rueda, formando pelotones. Dicho aspecto cambia por completo los factores determinantes del rendimiento, la importancia que tiene cada sector en el rendimiento final y el tipo de entrenamiento a seguir.

Hay una frase que me gusta mucho, de la cual desconozco el autor, y que define a la perfección el triatlón de distancia corta:

“Si no nadas no compites, y si no corres, no ganas”

En este primer artículo, vamos a desgranar los principales aspectos a tener en cuenta a la hora de preparar la natación de un triatlón de corta distancia:

Segmento de natación

Natación en aguas abiertas: El segmento de natación se realiza siempre en aguas abiertas, es decir, en el mar (a excepción de las nuevas modalidades que están saliendo de triatlón indoor), por lo tanto, son varios los aspectos clave a dominar para nadar de forma eficaz y eficiente.

  • Ansiedad: Es fácil que la gente se ponga nerviosa, sobre todo, en su primer triatlón, una vez suena la bocina, y se sale en grupo a nadar.
  • Orientación: Es vital aprender a orientarse en el mar para evitar hacer metros de más que gastarán energía innecesariamente y que luego necesitaremos en el resto de segmentos.
  • Dominar una correcta técnica de giro de boyas: nos ayudará a ser más rápidos, eficientes, evitando perder la continuidad del nado cada vez que lleguemos a uno de los giros.
  • Drafting: Muy importante saber nadar a pies, o al lado y en grupo (según sea la corriente, luz solar, etc.) para poder aprovechar al máximo los beneficios que brinda el drafting (ahorro energético para una misma velocidad).
  • Neopreno: Nadar con neopreno puede ser una gran ayuda para aquellos deportistas que no vienen de la natación. Mejora la flotabilidad y se consigue nadar más rápido con un menor esfuerzo, sin embargo, necesita de un periodo de adaptación, ya que la movilidad de hombros se reduce considerablemente.
  • Técnica específica de aguas abiertas: La técnica empleada en aguas abiertas cambia respecto a la piscina. Respiración frontal para orientarse, recobro más abierto para evitar chocar la mano con las olas y/o por la falta de movilidad de hombros generada por el neopreno, mayor frecuencia de ciclo, etc.

 

Ritmo de competición: Muchos son los triatletas que al acabar una prueba comentan el ritmo medio al que han nadado, sin embargo, no se paran a pensar, de qué manera se ha obtenido dicha media. Me explico:

Si analizamos por partes el segmento de natación, podríamos dividirlo de la siguiente manera:

  • Entrada al agua (desde la playa o muelle)
  • Nado hasta la primera boya
  • Salida del agua y vuelta a entrar en el caso de que el segmento tenga dos vueltas (muy normal en pruebas de distancia olímpica)
  • Últimos 100-200m
  • Salida del agua hacia la transición.

Háganse esta pregunta ¿vamos en todas estas partes al mismo ritmo? No, ¿verdad?, entonces, ¿debe ser el entrenamiento igual para nadadores que para triatletas? La respuesta es claramente, que no (siempre salvaguardando las distancias, entre triatletas que buscan su máximo rendimiento y los que se inician, aunque al fin y al cabo todos acaban poniendo todo de su parte). Volvamos a párrafo anterior y desgranemos el segmento de natación:

  • Entrada al agua: Se sale desde la playa corriendo hacia el mar. Tenga el nivel que tenga el atleta, uno más rápido que otros, se empieza el sector de natación precedido de una carrera (o salto de cabeza si se sale desde un muelle) el cual ya hace que se empiece a nadar con un pulso muy alto, con saltos de olas, “delfines” para pasar las olas, etc. antes de empezar a nadar en grupo, recibiendo en muchas ocasiones golpes, patadas, que condicionan mucho los primeros metros en el agua.
  • Nado hasta la primera boya: Si se quiere competir se debe lo más adelante posible en la primera boya para evitar en la medida de lo posible golpes y/o quedarse cortado. Por otro lado, si el objetivo es disfrutar y acabar lo mejor posible, también se debe entrenar esta primera parte, pues se quiera o no, siempre se acaba nadando rápido los primeros metros contagiado por el ritmo del resto de participantes.
  • Salida del agua y vuelta a entrar en el caso de que el segmento tenga dos vueltas: En la mayoría de triatlones de distancia olímpica, se vuelve a salir del agua para realizar la segunda vuelta. Esto conlleva, volver a ponerse a correr saliendo del agua para volver después a realizar el paso nº1. Este punto genera en muchos participantes, sobre todo los más noveles, cierta incomodidad por la rotura del ritmo de nado, el malestar que genera volver a ponerse vertical y por el gasto energético que genera la salida y entrada del agua si el mar y/o el fondo no están en buenas condiciones.
  • Últimos 200m: En la mayoría de ocasiones, sobre todo a mayor nivel del triatleta, se incrementa fuertemente el ritmo en los últimos metros buscando salir delante para conseguir un mejor grupo en la bici.
  • Salida del agua: Ponerse de pie y empezar a correr rápidamente para no perder el grupo, mientras el triatleta se quita el neopreno, genera un gasto energético muy grande. En la mayoría de ocasiones, una buena salida del agua junto a una buena T1 marca el desenlace del resultado final, perder o no perder el grupo de bici, tener que pedalear fuerte para no quedarse atrás o tener la oportunidad de “descansar” resguardado en un numeroso pelotón.

En resumen:

Se deben tener en cuenta todos estos aspectos a la hora de preparar el segmento de natación de un triatlón si no se quieren tener sorpresas el día de la prueba. Tener bien entrenados todos estos puntos harán que uno se sienta más seguro y pueda disfrutar mucho más del segmento de natación.

 

 

 

Deja un comentario